jueves, julio 14, 2005

Un despropósito de post

Sinceramente no se como catalogar este post, tengo tanto que decir y tan poco tiempo... bueno, tiempo tengo todo el que quiera, pero me encanta esa frase hecha... jejeje.

Empecemos por el principio que siempre es mejor.




Imaginaos que tenéis una entrevista de trabajo y os proponen hacer de mascota de un producto; ese trabajo que normalmente nadie desea pero que siempre hay alguien dispuesto a hacer por un módico precio. Bien, ese es el propósito de este post, rendir un homenaje a todos aquellos que han tenido que disfrazarse alguna vez para ejercer una profesión, y no me refiero solo a aquellos que han tenido que ponerse un traje con plumas o de terciopelo... que aunque hay muchos que lo han hecho (me incluyo entre ellos, sic), hay muchísimos más que diariamente han de vestir obligados la ropa que les imponen en su trabajo:

- Ese traje de comercial, con su corbatita y su chaqueta de traje que te obligan a llevar para dar buena imagen aún cuando estás en pleno agosto y los lamparones de sudor recorren toda tu camisa. (Otro más que he sufrido, resic)

- Ese uniforme de empresa con colores horribles y chillones y la sempiterna plaquita con el nombre (también me incluyo en este grupo, sic al cubo), para facilitar las bromitas del graciosete de turno.

- Ese traje de limpieza que obligan a llevar los adinerados a la gente del servicio del hogar solo por dar imagen de que los tienen trabajando como esclavos...


Ya basta, señores, y después la gente se ríe del pobre chaval que está disfrazado de cerdo para publicitar un blog. Habría que decirle a las empresas que dejen de reirse del trabajador obligandole a vestirse de forma rídicula para minar su moral y que así se vaya sin necesidad de tener que despedirlo... O vamos todos disfrazados, o no va nadie... personalmente, estoy pensando rebelarme contra estos uniformes contraatacando con otros, y trabajando en un cine creo que cualquiera de estos dos modelos resultaría más adecuado y más vistoso a la hora de desempeñar mi trabajo...

Sería una idea magnifica, ¿no nos quieren disfrazar? pues disfracemonos, pero de verdad. Para que andarse con tonterías y medias tintas... pero claro luego dirán que ese bonito uniforme de colores es obra de una prestigiosa diseñadora japonesa... claro, y los de la guardia del Vaticano estaban diseñados por Miguel Anguel... lo que hay que aguantar...

6 comentarios:

Fenjx dijo...

:)

Anónimo dijo...

Me siento muuuuuuy identificado con este post.Yo tuve que disfrazarme de serrucho - si, de SERRUCHO - para la promoción de una nueva tienda de Bricolaje. (Claro que mi compañero lo llevaba peor: iba de MARTILLO :P JEJEJE)Eso si, me lo pasé en grande superado ''el corte'' inicial JEJEJE

Anónimo dijo...

Deberíamos aprender de Japón! Allií las empresas han prohibido a sus trabajadores y de traje (y chaqueta) para no gastar tanto aire acondicionado y de así contaminar menos y ahorrar pasta!

Hîthwen Fëadür dijo...

Si, o q? para cumplir el protocolo de kioto??


Y lo peor es cuando encima de ser horrible y superhortera te dan el uniforme viejo, ajado y sucio para q lo laves tu mismo.... XD

ERIO dijo...

pues no sabeis nada... no veais lo mal que se vió mi colega para meterse en el disfraz de globo azul para que pudiera sacarle unas fotos para un post que he hecho... No le entraba al principio... menos mal que fue cediendo y al final entró hasta el fondo... ¬¬
y el disfraz también ...xDDDD

Magneto dijo...

Jajaj, muy bueno el post sobre todo el de la estrella de la muerte.

Por suerte en mi curro voy como me sale de los cojones, eso si siempre con ropa ke luego le pueda pasar un percance, por eso de trabajar en la obra.

Lo de Japón lo veo de puta madre, pues desde ahora las secretarias van sin chaquetilla, es decir solo con la camisa o blusa de manga corta; jaaaaalll y con la calor ke hace allí se verá mejor las transparencias, yeahhh; por eso kería el Yoshizumi kitar las chaketillas el pillin.